En las selvas de Borneo…

La última etapa en Borneo nos lleva hasta la selva del Kinabatangan. Prepárense para una intensa lección de ciencias naturales dignas del más denso documental de La 2.

En Borneo queda selva virgen; es la tercera isla más grande del mundo después de Groenlandia y Java (sin contar Australia) así que aún hay mucho hueco para los monetes. No obstante, dado que uno de los principales sectores económicos es el aceite de palma, no hay más que coger un avión para ver campos de palmeras hasta donde alcanza la vista.

Dicho esto, nuestro “resort” estaba en orilla del río Kinabatangan. El plan de ruta incluía cuatro paseos en barca (dos al amanecer y dos al atardecer), dos paseos nocturnos a pie, y un paseo diurno, también a pie. Aunque los campos de palmeras estaban a tiro de piedra, pasaron desapercibidos gracias a la cantidad de bichos que vimos.

Los paseos en barca eran a primera o a última hora del día. No es un horario escogido al azar: los animales diurnos son muchos más activos a estas horas. En las horas centrales del día hace demasiado calor, así que están descansando a la sombra. Poco después del amanecer y justo antes de ponerse el sol hay suficiente luz y la temperatura baja considerablemente, así que es cuando salen a alimentarse. Además, los reptiles necesitan calentarse por la mañana, así que vimos nuestra ración de cocodrilos, lagartos y culebras tumbados al sol.

Vamos con la galería de los paseos en barca. El protagonista absoluto de Kinabatangan es el proboscis o, hablando en plata, mono narigudo. La nariz de los machos crece desproporcionadamente, al parecer para usarla como caja de resonancia para llamar a las hembras, retarse en combate y dar berridos en general.

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Proboscis

Monos de hoja plateada apenas vimos 3 ó 4.

Silver leaf monkey

Mono de hoja plateada/Silver leaf monkey

Los macacos eran, junto con los proboscis, los primeros que salían a nuestro paso. Eran los más pequeños y más nerviosos.

Macacos

Macacos

Macacos

Macacos

Macacos

Macacos

Macacos

Macacos

La sorpresa del viaje fue ver una madre orangután con su cría. Es cierto que vimos muchos orangutanes en Sepilok, pero verlos en libertad es más difícil. Vimos varios nidos de orangután hasta que, finalmente, encontramos a la pareja cuando ya volvíamos al resort.

Orangután

Orangután

Orangután

Orangután

No sólo de monos vive el turista: los pájaros exóticos también abundan (y por exótico me refiero a aquellos que sólo había visto en la tele). Vimos varios martines pescadores, lástima que ninguno se lanzase al agua.

Martín pescador/Kingfisher

Martín pescador/Kingfisher

Martín pescador/Kingfisher

Martín pescador/Kingfisher

Los cálaos eran tan abundantes como los proboscis, sobre todo por la mañana. Pensábamos que eran tucanes, pero curiosidades de la vida, son dos familias distintas.

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Cálaos/Hornbill

Vimos también muchas garzas solitarias; incluso a alguna en plena pesca.

Garza

Garza

Garza

Garza

Garza

Garza

La estrella de los bichos voladores fue el águila pescadora. Tras años de verla en documentales y libros, por fin la teníamos delante.

Águila pescadora

Águila pescadora

Águila pescadora

Águila pescadora

Águila pescadora

Águila pescadora

Mundolagarto también estaba presente. Para empezar, un par de varanos calentándose al sol y una serpiente descansando (tal vez haciendo la digestión de un macaquillo).

Varanus salvator/Water monitor

Varanus salvator/Water monitor

Serpiente de los manglares/Mangrove Cat Snake

Serpiente de los manglares/Mangrove Cat Snake

El momento álgido de los lagartos fue encontrarnos, cada mañana, con dos cocodrilos, uno en cada ribera del río. Les calculamos unos cuatro metros, más o menos como nuestra barca, ¡mola!

Cocodrilo de agua salada/Saltwater crocodile

Cocodrilo de agua salada/Saltwater crocodile

Cocodrilo de agua salada/Saltwater crocodile

Cocodrilo de agua salada/Saltwater crocodile

Cocodrilo de agua salada/Saltwater crocodile

Cocodrilo de agua salada/Saltwater crocodile

Ya en tierra, durante el paseo matutino vimos principalmente bichos pequeños. Para empezar, las mejores amigas del hombre; no por lo majas que son sino por las ganas que tienen de acercarse a nosotros. Las sanguijuelas son espías en la sombra: silenciosas, indoloras… pasan desapercibidas, se te enganchan sin avisar, te sacan un poco de sangre, y cuando se cansan se sueltan y te dejan sangrando un rato. Al menos no transmiten enfermedades.

Sanguijuelas

Sanguijuelas

Sanguijuelas

Sanguijuelas

También había hormigas como puños, milpieses, florecillas…

Hormiga tigre

Hormiga tigre

Milpiés

Milpiés

Milpiés

Milpiés

En las selvas de Borneo...

En las selvas de Borneo…

También anduvimos por la selva de noche. De noche cerrada, que no se veía nada. Salvo si eres guía y te has criado en la selva: en ese caso ves todo bicho viviente aunque lleves los ojos cerrados. Nuestro guía era un jefe y encontraba de todo.

Un de las curiosidades nocturnas fue encontrarnos un martín pescador que estaba ya en el séptimo sueño. Hasta que lo despertamos, claro. Ojo al dato, como no es un animal nocturno, no vuelan de noche por miedo a chocarse. Prefirió quedarse quieto y esperar a que pasara el peligro que echar a volar.

Martín pescador/Kingfisher

Martín pescador/Kingfisher

La estrella de la noche fue el tarsero que, aún no sabemos cómo, el guía encontró agarrado a una rama como un niño a su chupete. Ojos de búho, dedos de E.T. y más pequeño que un puño, ¡precioso!

Tarsero

Tarsero

Además de los bichejos, había más cosas interesantes. Mientras estábamos en Borneo coincidió que había una superluna.

Superluna

Superluna

Para terminar, el río Kinabatangan sin bichos. Y vuelta a casa.

Kinabatangan

Kinabatangan

Kinabatangan

Kinabatangan

Encyclopaedia of Life: proboscis, cocodrilo de agua salada, serpiente de los manglares, varano, orangután.

Maps: tramo del Kinabatangan.

Info útil

  • Vuelo Hangzhou (HGH)-Kota Kinabalu (BKI), con escala en Kuala Lumpur (KUL) con AirAsia, 450€ aprox; 5 horas + 3 de escala + 2:30 horas. AirAsia no tiene vuelos desde Shanghai.
  • Tren a Hangzhou, 78 RMB, 1 hora. Taxi al aeropuerto, 120 RMB.
  • Seguro Multiasistencia Plus de Intermundial para que no pase nada (y si pasa que se lleve con alegría); 8 días, 40€.
  • Alojamiento en Kota Kinabalu: Borneo Backpackers, 100 ringgits/noche/habitación para 3 personas con baño compartido; Sensi Backpackers, idem.
  • Comer, cenar: en el mercado filipino, por 30-80 ringgits/persona; en indio/chino, 5-20 ringgits.
  • Vuelos internos Kota Kinabalu-Sandakan con Air Asia o Malaysia Airlines/MASwings, por 95-150 ringgits/persona y trayecto. Taxi aeropuerto-Kota Kinabalu, 30 riggnits (50 de noche).
  • Monte Kinabalu: bus, 15 ringgits; entrada al parque, 15 ringgits.
  • Excursión a Mantanani con Riverbug: tranporte en bus+barco, alojamiento 1 noche, 3 inmersiones de snorkel; salida 7.00 AM, vuelta al día siguiente a las 7.00 PM; 500 ringgits/persona. Bebidas/comidas no incluidas: platos a 10-15 ringgits, cervezas a 12 ringgits.
  • Entrada a Sepilok, 30 ringgits; bus aeropuerto de Sandakan a Sepilok, 15 ringgits.
  • Excursión a Kinabatangan con Go2Borneo: recogida en Sepilok, 4 excursiones en barco, 3 a pie (2 nocturnas), alojamiento en habitación compartida de 6 (entera para nosotros), todas las comidas incluidas, transporte a Sandakan; 700 ringgits/persona.

2 pensamientos en “En las selvas de Borneo…

...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s